La creciente importancia de la tecnología digital y las redes sociales en el turismo, generan desafíos y oportunidades para las administraciones nacionales y regionales de turismo y para las empresas turísticas. Estas tendencias en el comportamiento y las expectativas de los consumidores en relación con la economía digital requieren un gran cambio hacia la comercialización y la promoción digital, pero también en relación con la creación de capacidad y el desarrollo de productos.

Las plataformas digitales para alquilar alojamiento privado como Airbnb o de transporte como Uber, están desafiando a los operadores tradicionales en su desarrollo y operaciones.

El rápido crecimiento de la economía compartida ofrece una oportunidad para que los gobiernos reflexionen sobre cómo los turistas experimentan su país y cómo los ciudadanos pueden beneficiarse de participar en esta nueva forma de actividad económica. Sin embargo, plantea un desafío para los operadores establecidos y plantea cuestiones más amplias sobre la protección de los consumidores, la fiscalidad y la reglamentación. En este entorno en rápido movimiento se necesita una reflexión cuidadosa para establecer las respuestas políticas adecuadas.

Las nuevas plataformas de servicios turísticos se manifiestan principalmente en cuatro subsectores del turismo:

    • El alojamiento, con alquileres a corto plazo de todo o parte del alojamiento privado. Un pequeño número de plataformas dominan el mercado: Airbnb tiene cerca de 2 millones de propiedades en más de 190 países y es la tercera compañía de capital de riesgo más valiosa del mundo con un valor estimado de USD 25.500 millones en junio de 2015.
    • El transporte incluye compartir coche, pasear o compartir bicicletas. La plataforma de servicios Uber opera en alrededor de 400 ciudades en 68 países y fue valorado en USD 62.500 millones en enero de 2016.
    • Las plataformas para comer y compartir incluyen EatWith, BonAppetour y Feastly y se ocupan tanto de comprar comidas caseras o asistir a cenas organizadas por residentes locales. 

• Las plataformas de viajes incluyen la planificación de itinerarios y visitas de los lugareños que ofrecen experiencias personales y personalizadas, entre ellas Vayable, ToursByLocals y VoomaGo.

Oportunidades y desafíos para la economía del sector turístico:

Entre las oportunidades que se derivan del crecimiento dinámico de la economía compartida se incluyen:

      • Ampliar y mejorar las opciones de los consumidores, las experiencias de viaje y el intercambio cultural;
      • Aumentar el mercado de los servicios turísticos, especialmente entre los viajeros más jóvenes; o
      • Difundir el turismo en las zonas menos visitadas donde las nuevas inversiones son limitadas

Sin embargo, los desafíos también son evidentes y abarcan los siguientes aspectos:

      • Riesgo de competencia desleal por las empresas tradicionales reguladas
      • Disminución de los requisitos fiscales o incumplimiento que conduce a la pérdida de ingresos fiscales; o
      • Impacto en las comunidades locales y disturbios a vecinos en áreas de alta provisión.